Etiquetas

domingo, 19 de enero de 2020

Mi incursión en el teatro



Hace unos días, me reí como una loca mientras caminaba por la calle en una fría mañana berlinesa: recordé mis primeros y únicos pasos como actriz de teatro. Durante el 5to y 6to grados de la escuela primaria, mi grupo fue escogido para representar una obra de teatro. Dos talentosas muchachas, hermanas con un año de edad de diferencia, Berenice y Belsi Sueiro, vecinas del barrio, estudiantes de Instructor de teatro en la escuela de El Yarey, harían su trabajo de tesis con nosotros. En mi escuela rural, jamás se había visto tal cosa pero nos enrolamos en aquella novedad con una dedicación y responsabilidad tremendas. El examen de graduación sería la presentación al final de cada curso.

Fueron largas y divertidas tardes de clases e intercambio. Nos aprendimos los textos y las primeras nociones de teatro y de movimiento en escena. A partir de ahí me encanta ver y leer teatro, aunque hace varios años no leo. Aún recuerdo el nombre de las obras: "Cacho y los hurones" y "Un cangrejo en apuros". En la de Cacho tuve el protágónico: Cacho, un perro viejo al que los hurones burlaban para atacar el cañaveral de un campesino, interpretado por mi prima Yaquelín. Recuerdo que el final era aleccionador, capturaban a los malechores, se hacía justicia y pronunciaban un discurso.

El día de la presentación, el patio de la escuela estaba a tope. Todo el barrio participó de este evento, nunca visto hasta entonces, en aquel paraje rural. La presentación fue casi perfecta hasta que el juez que arreglaría cuentas a los hurones tuvo que decir su discurso. Nuestro artista de vez en cuanto gagueaba y atacado por la emoción de este cierre, con la dramaturgia por todo lo alto, no lograba pasar de la primera palabra Co-Co-Com-pa- ñeros. No recuerdo como él llegó al final del discurso, solo que el saludo final fue desde el llanto ahogado de todo el elenco de jóvenes promesas, al grito pelado pues pensábamos que por el fallo de nuestro amigo, la profe no se podría graduar. Al final se graduó con excelente, felicitaciones y aplausos. Aquella experiencia con el teatro sin dudas, nos dejó lecciones de amistad y amor mucho más duraderas, esas que llaman cositas simples, esas que sirven para vivir.


martes, 15 de octubre de 2019

Cinco años en Berlín: una aventura nunca es aburrida



15 de octubre de 2019

Hoy hace 5 años llegué a Berlín.
He pensado mucho esta fecha pues cada aniversario me lo tomo como punto de reflexión y crecimiento. Las pautas filosóficas que avalan lo vivido este tiempo me alcanzan para escribir quizá un tratado de cómo renovarse a sí mismo y luchar contra la adversidad una vez que estás en el patio frío, azorado por cubos de agua helada, como la metáfora del pollito amarillito con que magistralmente el filósofo de Fontanar ilustró los inicios de lo que significa vivir fuera del país en que naciste.

Un poco tiempo antes de salir de Cuba, otra de mis imprescindibles, la filósofa de Candelaria me dijo que me lo tomara como una aventura . Este toque de diversión tiene un encantooooo.... Como la aventura nunca es aburrida (frase que hace poco aprendí en alemán: Ein Abenteuer ist nie langweilig), las vivencias de todo tipo han estado constantemente en esto que ya se va convirtiendo en una larga temporada.
Entonces decidí esculpir mis verdades en palabras.

1. Dios en nuestra  vida. Hemos sido  tocados por él en los momentos más duros de mayor incertidumbre, en los pequeños y en los grandes retos.

2. Qué el amor ilumine todo: TODO. Espíritu sin amor no puede ver.

3. Debes renovarte cada vez y escoger lo que consideres útil para ser mejor tú  mismo, quitar frenos y viejas manías y sacar de tu vida lo que te cause angustia.

4. La actitud con que enfrentes la vida hace la diferencia. Elige hacer las cosas, aun las que no te gustan , con amor y lo más pronto posible, ponle fecha  y hora. A las 19:45 de lunes, miércoles y viernes se recoge la ropa del cordel y se tiende la limpia... por si quiere venir y ayudar...

5. Elimina la queja. Dejé de quejarme de muchas cosas y ese tiempo lo uso en resolver lo que me aquejaba. Mi vida va mucho mejor desde entonces.

6. Escoja la visión positiva y más feliz para examinar de cualquier situación. 

7. Puedes seleccionar lo mejor del legado familiar de padres, abuelos, tíos abuelos y de ti mismo, quedarte con las mejores piezas y también dejar a un lado lo que no te guste o con lo que no estés de acuerdo.

8. Aun a los 5 años te puedes preguntar: Qué hago aquí?(la frase en la cabeza puede tener un tono cubano más fuerte) Ten claras tus razones para que la felicidad no dependa de dónde, cómo y con quien estés o no estés. 

9.  Si no te sientes feliz contigo, revísate.  La felicidad debe vivirse en el reino de este mundo. 

10. Amigos y familia:  benditos ángeles que usa el señor para hacernos cosquillas de felicidad y también halarnos las orejas.

10 es un número lindo...lo dejo aquí. 

El cambio climático nos está regalando un otoño veraniego precioso. Esa mezcla de colores y el soltar las hojas me la tomo como metáfora de renovación. El domingo fuimos a Pankow, a un parque bajo uno de los corredores aéreos de Tegel. Mi hijo  miraba con asombro cada avión que pasaba y yo recordaba otra de las frases del citado filósofo de Fontanar: no dejemos de asombrarnos de lo bello en medio de lo cotidiano.

Seguimos en el burro... con capa y sombrilla pues acaba de empezar a llover. Todos los días son lindos y son de Dios. Y amanecimos vivos.

sábado, 22 de junio de 2019

Felizzzzzzzz

El profesor Velázquez, en la CUJAE*, impartía una de esas asignaturas obligatorias para graduarte, cuyo contenido rayaba casi en lo insoportable. Sin embargo, la mayoría de los conocidos a los que he hablado sobre Velázquez, recuerdan aquellas clases de Preparación para la Defensa como momentos agradables en la universidad. Y la magia estuvo en la persona, ejemplo de buen humor, optimismo y de ser humano. 


El profe Velázquez había estado en Angola y tenía mucha experiencia de vida con las cuales apoyar sus charlas. En sus anécdotas se podía ver el trasfondo de una vida que no había sido precisamente un camino alfombrado, pero siempre  había una mucha energía vital, chistes y bromas en sus palabras. Mucho tiempo después la biblia me explicó el poder de las palabras que salen de tu boca: vida o muerte. Pensando retrospectivamente, el profe era de esas personas que intentan poner alegría a tu día, prender tus luces y dejar claro el mensaje de sentir felicidad bajo cualquier circunstancia.

La mejor lección que nos dio el profe no fue sin embargo en el aula. Cuando le encontrabas en alguno de los pasillos de la CUJAE. "Profe, como está?", le preguntábamos. Invariablemente respondía: "Felizzzzzzzzzzzzz" y su rostro, muy arrugado, se iluminaba mientras estiraba la Z. Hace algunos años alguien me dijo  que el profe había muerto. Hay seres que jamás mueren, pensé. Y recordé la huella felizzzzzzzzz que dejó en los que lo conocimos.

___________
*Universidad Tecnológica  de La Habana

viernes, 26 de abril de 2019

Mi noveleta del preuniversitario

Aquí va mi "foto"  de mi tiempo en el pre(1993-1996): una "noveleta" que escribí en 11no grado. El prólogo a la edición del 2005 habla por sí mismo. 

Hoy decidí desempolvar este tesorito,17 páginas de puro amor.

Verdad que el tiempo es implacable...Qué viva nuestro reencuentro aunque sea digital.

Descargar aquí o leer abajo:


sábado, 3 de noviembre de 2018

Mientras pelo las papas

A mi Prendita, abuela Juana, que este 3 de noviembre cumpliría 107 años.

Cuando tengo que pelar papas, inevitablemente, recuerdo a mi abuela Juana. Ella me dejaba ayudarle en todo excepto a eso. Las papas eran muy valiosas: las mandaban mis tíos de La Habana para que los fricasés en nuestra finca tuvieran ese premio especial. Mi abuela me enseñó, con su dulzura infinita, como quitar sólo la cascarita, con la menor cantidad de papa posible, y al final remover, con la punta del cuchillo, la cáscara en los huequitos. 


Prendita, como yo le puse, (ella me decía prenda de mi corazón)  no sé si supo que hay recetas donde la papa van sin pelar. Y pienso en las gebratene Kartoffeln alemanas y se me hace la boca agua; y luego me digo que aquellas papas, que yo buscaba como tesoro, sumergidas en el fricasé de guanajo criollo, son insuperables. Recuerdo que a la finca llegó alguna vez un cartucho con polvo de papa deshidratada y entonces comimos mucho puré. Hacer puré de papas enteras era un lujo entonces. Ahora aquí, en Berlín donde gracias a Federico el Grande hay mucha papa, las lavo, las hiervo con cáscara y ya está. Más saludable que esos polvos, o luego cambio de idea y hago una ensalada con atún y cebolla... Y la cascarita saldrá sola y casi completa si uso el truco aprendido en internet del corte sobre la cáscara antes de hervirlas.

Cuando comencé la Universidad vi un pelador de papas que mi primo compró en New York. Tiempo después, si mal no recuerdo, llegó uno a la finca; ya para entonces la cosecha de papa y correos de Cuba no funcionaban bien y los envíos de papa no eran tan frecuentes y quizá abuela ya no estaba. Y también pensé en ella cuando compré un pelador para mí, hace poco. Y ahora se me olvida usarlo o pelo las papas corriendo en el último momento y agarro el cuchillo para andar más rápido... Aunque me queda tiempo para endulzar mi mente con el recuerdo de Prendita, y no desperdiciar tanta papa en mi carrera.

martes, 14 de agosto de 2018

Iglesias en mi camino: iglesia adventista de Danziger Strasse

by Henna Helmut

Una de las cosas que más me llama la atención Berlín son sus bellas iglesias. Y dentro de estas, las construidas con ladrillos rojos. Europa en general tiene iglesias maravillosas donde la pericia constructiva y el buen gusto se unieron desde hace muchos siglos. 

He deseado hacer un proyecto fotográfico  Iglesias de Berlín. He postergado eso de tener una buena cámara pues no me queda nada de tiempo para desarrollar cuanto quisiera este  hobby, que es además caro. Así que  acabo de tomar una decisión, aquí y ahora: empiezo a compartir las imágenes de las bellas iglesias de Berlín; retratadas con la cámara  del móvil o la que tenga disponible. 

Sin esperar más aquí les va la primera una Iglesia Adventista Danziger Strasse 201, 10407 Prenzlauer Berg. Ver descripción en wikipedia.



miércoles, 11 de julio de 2018

Amir Valle, mi deuda con el best seller cubano Habana Babilonia, y el necesario acto de justicia

Premier en Berlin del documental Amir Valle: Vida y coherencia


En los primeros años de este siglo el libro más leído en Cuba fue "Habana Babilonia o prostitutas en Cuba" de Amir Valle. Por supuesto esta estadística es pura apreciación de mi parte. Si lo duda pregunte al azar a cualquier cubano que trabajara o estudiara frente a una computadora por aquellos años si lo leyó y en un altísimo porciento su respuesta será afirmativa. El libro no había sido editado ni vendido en Cuba, pero se difundió digitalmente por medio del correo electrónico  o copias locales en los discos de tres y media pulgadas de entonces. Todo un fenómeno viral en la isla.

Al libro le acompañaban dos marcas importantes: la primera, haber sido despojado del premio testimonio de Casa de las Américas; y la segunda, estar prohibido. Muchos lectores se sintieron conmovidos con el libro. Durante la lectura iban pasando de la duda, al asombro, a la certeza de la realidad oculta, descrita  mediante los testimonios más crudos sobre ese bajomundo cubano. Por entonces, no supe o no hice conciencia de que Amir tenía las pruebas periodísticas de todo lo que refleja el libro, pero igual le creí.

Habana Babilonia... fue el dedo en la llaga y el debate social más grande sobre el tema de la prostitución en Cuba.  Amir, muy acertadamente, inicia con el artículo de la carta magna de los periodistas cubanos donde expresa su derecho a ocultar las fuentes de su investigación de 7 años . Aunque trató de poner "el parche antes que la pedrá", como decimos los cubanos, la piedra se hizo tan grande, y fue arrojada por gente tan poderosa que le valió el destierro, sí DES-TIE-RRO, a él y a su familia. El único delito: hacer pública una investigación incómoda.

Cuando terminé de leer el libro  en ¿2001?, conmovida por los testimonios y la exquisita manera de contar, escribí al desconocido(para mí) autor cuyo correo estaba en la página final, si mal no recuerdo, para agradecer el texto. Mi sorpresa fue grande cuando días después recibí contestación personalizada de un escritor amable y agradecido. Luego él crearía una lista de correos para comentar sobre temas de literatura, eventos y del camino editorial del libro. Finalmente se publicó en el extranjero por la Editorial Planeta en 2004 bajo el nombre Jineteras y el correo anunciándolo fue el último que recibí de Amir. Un tiempo más tarde Radio Bemba difundió que Amir Valle se había quedado en Alemania. "Qué pena le haya vendido el alma al diablo", lamenté entonces.

Como no hay verdad oculta bajo cielo y tierra, Dios me trajo a Berlin y en este camino azaroso encontré a Amir. Y supe la verdad de todo: Nunca quiso quedarse fuera de Cuba, le impidieron regresar al país después de la gira promocional de uno de sus libros. Ha sido extraordinario reecontrar al autor incansable de 15 novelas, al profesor de Literatura creativa en el Instituto Cervantes, al periodista de la Deutsche Welle,... que se obstinó en VIVIR y CRECER, así en grande, a pesar de todos los intentos de ningunearlo, de invisibilizarlo.

Hace unos días compré en Amazon para una gran amiga, la edición de diciembre 2017 de "Habana Babilonia o prostitutas en Cuba". Con cierto temor, y no lo oculto, me dije: "deja echarle una ojeada a ver si el libro resistió el paso del tiempo, y si me atrapa como la primera vez". Eran las 11 de la noche. A eso de la una am decidí seguir con una lectura selectiva de testimonios para luego caer en las páginas finales, pues igual que en aquel remoto 2001 no quería parar de leer. Me obligué a dormir a las 3:20 am, pues yo necesitaba descansar. El final de esta reedición, según Amir la definitiva, está aún mejor que el de la primera pues lo actualiza con los años de destierro que vinieron después. Estas últimas páginas dibujan a ese hombre íntegro y coherente que es Amir.

Este 10 de julio de 2018 tuve la gran dicha de estar entre esos amigos que fueron a presenciar lo que yo llamo un necesario acto de justicia: la premier del documental sobre la vida y obra de Amir.  En 45 minutos el documental "Amir Valle: Vida y coherencia" nos cuenta esa verdad distorsionada por Radio Bemba. Ricardo Bacallao es un talentoso realizador cubano que tiene como máxima rescatar el talento cultural de la nación donde quiera que esté. A través del documental asistimos a esa Cuba  viva que aún sangra en el pecho de Amir, pero que lo hizo ser mejor en todas las facetas en que un ser humano puede serlo.

Felicidades Amir, Berta y familia. Muchos más sean los éxitos por venir, ustedes, como nadie, lo merecen.